‘Better Call Saul': ‘Breaking Bad’ y más allá

“Juan Tabo”, dice uno de los skaters mientras rueda agarrado a una pickup, con Saul al otro lado del teléfono, y se enciende la lucecita. “Sixty-three, fifty-three, Juan Tabo, apartment six… Yeah!”. O lo que es lo mismo, Walter White recitando la dirección de Gale en una de las muchas escenas geniales de Breaking Bad. Estamos en Better Call Saul, pero estamos también un poco en Breaking Bad, y son universos compartidos: algún personaje, toda una ciudad, toda una ambientación, toda una fotografía, el desierto, el salón de belleza vietnamita… Los White y Jesse se han mudado para siempre, pero podemos visitar al vecino de al lado. Y no está nada mal.

Continúa leyendo ‘Better Call Saul': ‘Breaking Bad’ y más allá

@deportado4443: camarero, hay un Mauthausen en mi TL

Entre 120.000 y 320.000 personas, según las fuentes, murieron en el complejo de Mauthausen-Gusen, una red de campos de concentración construida y explotada por el III Reich desde finales de los años 30 hasta mediados de los 40 cerca de Linz, en la actual Austria. Mauthausen es conocido como El campo de los españoles, no solo por la cantidad que hubo sino porque fueron en su mayoría españoles quienes construyeron sus sucesivas ampliaciones: muros, nuevos edificios, anexos, etc. Casi todos provenían de la Francia ocupada, a la que huyeron tras el triunfo de Franco en la Guerra Civil. Los alemanes, por cierto, preguntaron al gobierno del dictador qué hacer con ellos, y la respuesta fue clara: “No hay españoles fuera de las fronteras españolas”. Así que además de llevar una letra S cosida en los uniformes, el color de sus triángulos era el azul de los apátridas. Uno de los miles de internos fue Antonio Hernández. Murciano, carabinero durante la guerra, exiliado en Francia y deportado a Mauthausen por los nazis. Allí dejó de ser Antonio y pasó a ser el número 4443. El pasado 21 de enero Antonio empezó a rescatar sus recuerdos en Twitter: “Esta es mi historia real”, dice su bio en la red social. A día de hoy, casi 36.000 personas siguen a @deportado4443 e interactúan con su narración.

Continúa leyendo @deportado4443: camarero, hay un Mauthausen en mi TL

‘Open’, la inesperada vida de Andre Agassi

Lo primero que me sorprendió de Open fue la contraportada. Primero, por las reseñas que aparecen: “libro peligrosamente hipnotizante”, “mejor libro que leído en la última década”, “vibrante como pocos”… Y no solamente por lo que dicen, sino por quién las firma; una de ellas la rubrica ni más ni menos que Juan José Millás, quien da en el clavo refiriéndose al texto como “aventura existencial única con la que resulta muy fácil identificarse”. Uno tiene sus prejuicios y no espera ver a escritores de prestigio avalando libros deportivos… por mucho que me guste el deporte. La segunda sorpresa fue esta frase del propio Agassi

Continúa leyendo ‘Open’, la inesperada vida de Andre Agassi

‘Man seeking woman’, piloto con carcajada

¡Obviedad! ¡Una comedia que provoca risas! Pues no, no es tan obviedad. De hecho, no es muy común que el piloto de una sitcom provoque algo más que sonrisas. El tópico dice que es más difícil hacer reír que hacer llorar, y es algo aplicable a la inmensa mayoría de las grandes comedias televisivas, cuyos inicios suelen ser renqueantes hasta que el espectador se hace con los personajes. Esa familiarización, que permite usar gags recurrentes y un humor basado en la naturaleza de los propios personajes, tarda en llegar. Y mientras, a las sitcoms se les suelen ver los costurones. El último ejemplo que he vivido: la primera temporada de The Office (USA). Me costó digerirla, pero al llegar a la tercera ya todo iba sobre ruedas. Con Man seeking woman no es que suceda lo contrario; no es que conectemos al minuto con sus personajes y estemos cómodos con ellos. La gracia de la nueva sitcom de FXX se llama Saturday Night Live.

Continúa leyendo ‘Man seeking woman’, piloto con carcajada

‘Cyberbully’, o el acoso escolar sin colegio

I liked going online waaay better than school.

Me gustaba muuucho más estar en internet que en la escuela.

El acoso escolar es tan viejo como los colegios. Tanto como la propia sociedad humana. Siempre hay (y habrá) fuertes y débiles, y fuertes capaces y dispuestos a usar su posición de ventaja de una manera cruel: no es por beneficio propio, sino para desgracia ajena. Pese a sus décadas de historia, la biografía del llamado bullying dio un vuelco con la llegada de internet y sus derivados, especialmente los smartphones. Sobre esto, y con frases tan sencillas pero rotundas como la de la cita, habla Cyberbully, la penúltima obligación british en el mundo de las series.

Continúa leyendo ‘Cyberbully’, o el acoso escolar sin colegio