Imagen del campo de Mauthausen

@deportado4443: camarero, hay un Mauthausen en mi TL

Entre 120.000 y 320.000 personas, según las fuentes, murieron en el complejo de Mauthausen-Gusen, una red de campos de concentración construida y explotada por el III Reich desde finales de los años 30 hasta mediados de los 40 cerca de Linz, en la actual Austria. Mauthausen es conocido como El campo de los españoles, no solo por la cantidad que hubo sino porque fueron en su mayoría españoles quienes construyeron sus sucesivas ampliaciones: muros, nuevos edificios, anexos, etc. Casi todos provenían de la Francia ocupada, a la que huyeron tras el triunfo de Franco en la Guerra Civil. Los alemanes, por cierto, preguntaron al gobierno del dictador qué hacer con ellos, y la respuesta fue clara: "No hay españoles fuera de las fronteras españolas". Así que además de llevar una letra S cosida en los uniformes, el color de sus triángulos era el azul de los apátridas. Uno de los miles de internos fue Antonio Hernández. Murciano, carabinero durante la guerra, exiliado en Francia y deportado a Mauthausen por los nazis. Allí dejó de ser Antonio y pasó a ser el número 4443. El pasado 21 de enero Antonio empezó a rescatar sus recuerdos en Twitter: "Esta es mi historia real", dice su bio en la red social. A día de hoy, casi 36.000 personas siguen a @deportado4443 e interactúan con su narración.

Cada cuál a su manera: